Como dice el refrán “una vez al año no hace daño” así que ya que queda poquito para terminarlo, desde el espacio de Vida Independiente, de la sede de Monzón, hemos decidido preparar unos pastelitos de nata a lo grande.

La receta es sencilla, ya que en este caso hemos usado un preparado de bizcocho y solo hemos tenido que añadir huevos y agua según las indicaciones y hornear unos 20m. Esto último depende de la cantidad que hayamos usado en los moldes.
Una vez desmoldados, los abrimos por la mitad y le ponemos la nata montada al gusto. En nuestro caso, nos hemos atrevido a montarla a mano y ha salido con una textura muy agradable al paladar.
Ahh y para darle color y alegría, hemos realizado unas flores de foundant.
Os dejamos las fotos del proceso con su resultado.